miércoles, 14 de enero de 2009

Entrevista a Enrique Acosta

1. Antes que nada, muchas gracias por concedernos esta entrevista. Desde nuestra perspectiva de agencia de nueva publicidad nos es inherente la tendencia hacia las nuevas tecnologías en el arte, siendo a la par cronistas y partícipes de la creciente inclinación de los nuevos creadores y comunicadores hacia estos soportes, frente a otros más tradicionales. Como diseñador y artista, ¿crees que el soporte lienzo tal y como lo conocemos está comenzando a pasarse de moda?.

El lienzo lo mismo que otros soportes planos y rígidos han tenido sus tiempos de aceptación y de rechazo. Es verdad que en nuestros días las nuevas tecnologías resultan imprescindibles para expresar con calidad y rapidez una buena idea, también es verdad que para muchos creadores sumergirse en la creación digital, sin plan previo, sólo dejándose llevar por la intuición , la experiencia y la sensibilidad, resulta igual de apasionante que con pinturas, collage, etc., lo único que cambia es la herramienta en la valoración final.
Por otro lado, creo que la moda sólo tiene que ver con el momento, no con la calidad, no siempre lo que está de moda es aceptable, ¿de donde viene la moda?, me pregunto muchas veces. La innovación y la originalidad pueden tener referentes del pasado, pero siempre tiene que tener la huella de la personalidad del autor contemporáneo. En mi caso, el lienzo o el papel sigue siendo tan válido como cualquier otro soporte informático.

2. Para una persona de tus inquietudes, entendemos que observarás con interés y curiosidad las posibilidades de difusión y creación que ofrecen las Nuevas Tecnologías. Si tuvieras ahora 20 años, ¿volverías a ser pintor o profundizarías en nuevos géneros?

Si tuviera 20 años y las circunstancias me lo permitieran, desde luego volvería a ser pintor, pero haría una apuesta fuerte por la escenografía en teatro, cine o danza y también en la animación. creo que, dada mis características personales cada disciplina se ayudarían entre sí.
Para mi las nuevas tegnologías son sólo eso, se elige lo que ayuda a conformar una personalidad, por eso no rechazo nada, sólo acepto lo que va con mi personalidad. Las nuevas tecnologías pueden enmascarar o ahogar al autor, hay que tener mucho cuidado al usarlas para no caer en terreno trillado o estandar.

3. Suele subrayarse como uno de los pilares del netart la capacidad de interacción y retroalimentación con el usuario. ¿Cómo obtiene un pintor ese feedback con el público? ¿Crees que la interacción como valor estético está sobrevalorada y la experiencia de presenciar una obra de arte puede limitarse a una conmoción interna?

El pintor generalmente no sabe cómo el público percibirá su obra, sólo trabaja para el, desde su mismidad.
El arte tiene una parte didáctica que se puede compartir, una parte lúdica que se puede transmitir y una parte emocional que lo engloba todo y que no siempre le llega al gran público, pero cuando la obra llega al observador en toda su expresión, si que existe una comunión o, como tu dices, una interacción entre ambos.

4. Tu última exposición, recientemente clausurada, se tituló “Reencuentro”. ¿Supone para ti una reconciliación con la pintura o contigo mismo como artista?

Puede que haya un poco de todo, aunque el título obedece más bien a otro factor; el de presentar una obra pictórica con un discurso coherente y una factura cuidada en la ciudad de Sevilla, después de un largo desencuentro con la ciudad donde nací. Reencuentro con un lenguaje plástico que me ha acompañado en muchos momentos de mi vida, la síntesis como valor expresivo; la figura humana como centro de todo y una cierta ironía para darle más sabor al cóctail.

5. Observando tu trayectoria, podemos intuir que la publicidad y el diseño significaron para ti la posibilidad de conciliar la expresión artística con cierta estabilidad personal. En las obras de “Reencuentro” fascina la radiante personalidad de tu obra, y podemos intuir influjos de tu actividad como diseñador.¿Te ha aportado como artista tu experiencia en publicidad, ha profundizado en el carácter conceptual de tu propuesta?.

Tendría que puntualizar, primero existía unas dotes artísticas que se manifestaron desde la escuela primaria y que se fue alimentando día a día hasta mi integración en una empresa de publicidad. Después vino la publicidad como una actividad dinámica que me permitía adquirir una formación, una metodología y la posibilidad de cambiar de registro a menudo. También me proporcionó la posibilidad de visualizar mis propias ideas y ser capaz de venderlas a los clientes.
El diseño surge de todo esto como una necesidad de recogimiento, una necesidad de expresarme en síntesis sin intereses exclusivamente comerciales.
Y durante todo el tiempo, al otro lado de mi cerebro el arte y la plástica. El hecho de no haber prescindido de nada ha ido dando forma a mi peculiaridad, por eso respondiendo a tu pregunta, te diré, que en la exposición “Reencuentro” existe la suma de todo lo que soy o todo lo que he aprendido hasta ahora: la metodología del diseño, el rigor en la factura, la capacidad de conceptualización de la imagen y sobre todo, algo que me ha acompañado siempre, la intuición o la capacidad de imaginar imágenes fruto de mis propios sueños.

6. Artistas como Miró o Mondrian tuvieron una relación estrecha con el diseño y la publicidad. Aunque entendemos que la aportación de una visión autoral y un trabajo riguroso multiplican las capacidades de comunicación de una marca, en la mayoría de las ocasiones supone una inversión imposible de plantear. Por otro lado, la proliferación descontrolada de logotipos poco sólidos, nos coloca a un nivel de contaminación visual casi intolerable. ¿Le ves final a este proceso?

A medida que el anunciante se vaya refinando y comprenda que el diseño además de ayudar a su imagen, es un hecho cultural que influye directamente en hábitos, gustos y estética, supongo que ocurrirá como en otras comunidades más avanzadas donde el diseño basura no tiene cabida y termina por desaparecer. Pero también el diseñador tiene que posicionarse y ser capaz de transmitir los valores de un buen diseño y educar poco a poco al cliente. Creo que este problema viene de lejos y sigue sin resolverse adecuadamente. Los desajustes en la economía de las empresas, la falta de visión de futuro, el intrusismo profesional, etc., etc., contribuye a que esto ocurra.

7. Uno de los valores diferenciadores de superagencia86 es nuestra profunda creencia en una nueva publicidad, ética tolerable y tolerante. La información comercial pertinente, divertida, que aporta experiencias y recursos a la hora de tomar una decisión de compra cumple una fundamental función social. El mercadeo irresponsable, sin embargo, genera contaminación visual, estrés y frustración. Como artista, profesional y docente, ¿crees que es posible una publicidad sostenible, justa y solidaria?

Claro que sí, ese es el reto que tiene todo profesional y sobre todo las nuevas generaciones de creadores.
Una publicidad sostenible; creo en ella porque muchos empresarios y publicistas lo demuestran cada día con sus anuncios y su coherencia interna.
Una publicidad justa; en este terreno tenemos que ser más exigente cada día y no permitir engaños ni medias verdades, pues a corto plazo el consumidor termina por saber la verdad y abandona el producto.
Una publicidad solidaria; le da una razón de peso a la profesión publicitaria por ser portadora de mensajes que transmiten verdad y ayudan a comprender. Porque une a las personas para ofrecer ayuda humanitaria en muchos casos y conocimientos en otros.

8. Muchas gracias por tu tiempo, y un fuerte abrazo.

Gracias a ti por ofrecerme la posibilidad de hacer estos comentarios.
Un abrazo, y hasta pronto. Enrique Acosta

1 comentario:

Nausicaa dijo...

Muy interesante. Sobre todo lo de la publicidad sostenible, absolutamente necesaria y de forma inmediata! Los excesos nunca son buenos.